‘Adivina cuánto te quiero’, compartiendo emociones

 

Portada del libro 'Adivina cuanto te quiero' de Sam McBratney

Resumen del contenido

Adivina cuánto te quiero nos narra, con un lenguaje claramente poético, la historia de una pequeña liebre que, justo a la hora de irse a dormir, decide jugar a las adivinanzas con una liebre grande.

El juego consiste en adivinar cuánto la quiere. Y a partir de este momento, se inicia una maravillosa competición en la que el amor trata de medirse, primero con el propio cuerpo, después usando las distancias perceptibles y, por último, utilizando la infinitud como medida.

Sam McBratney no ha querido otorgarle al personaje de la liebre grande un rol concreto como madre, padre, abuelos, hermano mayor, etc… de esta forma, cada niño -que inevitablemente se identificará con la liebre pequeña- puede ver reflejada en la libre grande a todas y cada una de las personas a las que quiere y a las que desea transmitir su amor.

Era la hora de dormir. La liebre pequeña color de avellana se agarraba fuertemente a las orejas de la gran liebre color de avellana. Quería estar segura de que la liebre grande la escuchaba.
“Adivina cuánto te quiero”, le dijo.
“¡Uf!, no creo que pueda adivinarlo”, contestó la liebre grande.
“Así”, dijo la liebre pequeña abriendo los brazos todo lo que podía.

Edades recomendadas

La edad recomendada para este libro es a partir de los 2-3 años, ya que en esta edad es cuando los niños necesitan sentirse más queridos, cuando desean expresar su cariño y cuando comienzan a interesarse por el juego de las adivinanzas. Pero también es un excelente libro para primeros lectores (6-7 años).

Podemos ver cómo las ilustraciones acompañan la ternura y la dulzura que el autor nos transmite a través del texto. Además, todos los dibujos muestran claramente lo que el texto comunica, y así es mucho más sencillo que aquellos niños y niñas que todavía no saben leer puedan seguir la historia a través de los dibujos. La letra es muy clara y de buen tamaño, perfecta para los primeros lectores. Las frases no son muy largas y el vocabulario es sencillo.

 Aspectos prácticos

Con este libro los niños y niñas entran en contacto con la función poética del lenguaje; hay pocos textos infantiles para receptores tan pequeños, que usen el registro poético con tanta brillantez. El cuento en conjunto con las ilustraciones contribuirán a ofrecer una experiencia tanto emocional como artística.
Reconocerán y asentarán conceptos espaciales básicos como pequeño – grande, bajo – alto, cerca – lejos, aquí – allí y desarrollarán las estructuras comparativas simples.
Descubrirán una de las estructuras básicas de una argumentación: de lo más cercano y propio a lo más lejano y desconocido; del cariño mostrado con los brazos abiertos al cariño infinito representado por la distancia (“de aquí a la luna”).
Aprenderán, sobre todo, a expresar sus sentimientos hacia los demás y a percibir la abstracción a través de conceptos concretos como el propio cuerpo o los objetos que nos rodean. Y se darán cuenta de que hay cosas tan grandes tan grandes tan grandes que son prácticamente imposibles de medir… como el amor.

Aspectos emocionales

El tema principal de este libro, como ya he dicho anteriormente, es la expresión de los sentimientos; en este caso, del amor que se siente por otra persona. Durante los primeros años de vida, es muy importante reforzar el aspecto emocional de los niños: que se sientan queridos y que poco a poco sepan expresar sus sentimientos. En estas edades, necesitan, por encima de todo, sentirse queridos y protegidos por esa persona de referencia que aparece reflejada en la gran liebre color de avellana.
La hora de irse a dormir es un momento maravilloso y esencial para la expresión del amor. No es un momento gratuito para compartir historias: es el momento. Adivina cuánto te quiero es la historia perfecta para sustentar unos sueños felices. La liebre pequeña, debe acostarse y esta perspectiva aviva su imaginación y la prepara para un sueño feliz y confiado.

Un juego: las adivinanzas. Una necesidad: comunicar el amor que se siente por el otro. Las dos liebres se ven envuelta por la magia del momento que simboliza la luna, presente en la noche y protagonista de la más bella declaración de cariño. La cadencia de la narración, la suavidad de las ilustraciones… la narración oral ha de ser como una nana que envuelva al niño y al adulto que lee al igual que la noche envuelve el amor de las liebres color de avellana.

Entonces miró por encima de los arbustos, hacia la enorme oscuridad de la noche. Nada podía estar más lejos que el cielo.
“Te quiero de aquí a la luna”, dijo, y cerró los ojos.
“Eso está muy lejos”, dijo la liebre grande.
“Eso está lejísimos”.
La gran liebre color avellana acostó a la liebre pequeña en una cama de hojas.
Se quedó a su lado y le dio un beso de buenas noches.
Luego se acercó aún más y le susurró con una sonrisa: “Yo te quiero de aquí a la luna…
… y vuelta”.

Indicaciones para antes, durante y después de la lectura

Hay libros para contar y hay libros para leer. Contar los libros supone dotar de magia y de cercanía al texto. Un libro para leer es aquel que lleva la magia y la cercanía impresas en sus palabras. No necesita un trovador porque es un trovador.
Adivina cuánto te quiero es un libro para leer. No hay nada que añadir, nada que cambiar. La forma y el fondo forman un todo perfecto. Es una obra de arte que pone al niño en contacto con las experiencias literaria y pictórica.
La primera vez que leamos este libro al niño podemos enseñárselo para que lo ojee y vea los dibujos. Luego podemos leerle el título y preguntarle por su significado y por su posible relación con el dibujo de la portada. Podemos realizar una primera hipótesis sobre el contenido del cuento.
El mejor momento para leérselo es el de antes de irse a dormir. Favoreceremos la identificación del niño con el protagonista de la historia, ya que ésta empieza cuando la pequeña liebre tiene que irse a la cama.
Durante la lectura, el lector y el receptor pueden ponerse en la piel de las dos liebres e imitar sus movimientos como si se tratase de una representación teatral. Toda la ternura del libro y todo el amor entre sus personajes se convertirán en realidad: en el enorme amor entre un adulto y un niño.
Una vez hayamos acabado con la lectura, podemos preguntarle cuánto nos quiere, cuánto quiere por ejemplo a papá, a mamá, a la abuela, etc. y empezar un pequeño juego. También debemos preguntarle si le ha gustado el libro, si quiere que lo leamos otra vez u otro día.

Enseñanzas para adultos

Adivina cuánto te quiero es un libro muy emotivo y especialmente indicado para valorar cuáles son los sentimientos que tenemos hacia los demás y cómo podemos mostrarlos y hacerlos tangibles.
Nos enseña, además, la importancia del juego en el mundo infantil y, sobre todo, el hambre de emociones que provoca la hora de acostarse. Muchos padres tienen que luchar con sus hijos para conseguir meterlos en la cama. Y muchas veces, el castigo es quedarse sin cuento. ¡Qué gran error! El cuento prepara la mente para el sueño y es un regalo de amor compartido. Por muy enfadados que estemos con los niños, nunca les desearemos sueños agitados ni dudas sobre lo muchísimo que nos importan.
No cuesta nada dedicar unos minutos, antes del beso de buenas noches, a escucharlos, contarles algo bonito, leerles un cuento o jugar a las adivinanzas. El sueño no tardará en llegar y, con él, la tranquilidad que da el haber compartido un momento de amor.
Algo peculiar de Adivina cuánto te quiero, en su traducción castellana, es que en ningún momento se dice quién es la liebre grande; puede ser la madre, el padre, el hermano mayor, etc. Eso nos puede dar mucho juego a la hora de leérselo a los pequeños y no es nada restrictivo. Es decir, el niño o niña identificará a la liebre grande con quien sea su referente adulto en ese momento.
Es un libro que, como padres, también nos puede enseñar a mostrar y verbalizar los sentimientos, cosa que a veces nos cuesta. Y a partir de él podemos ir introduciendo pequeños juegos como el que tienen las liebres con los niños, para hacerles ver la importancia de expresar qué sienten, ya sea bueno o malo. Y, sobre todo, lo más importante, es que ellos se sientan queridos y protegidos por las personas mayores que los rodean.

Datos del libro

Titulo: Adivina cuánto te quiero

Título original: Guess how much I love you.

Autor: Sam McBratney, nacido en Irlanda. Durante muchos años fue maestro en una escuela, fue en este período cuando empezó a escribir para ayudar en la lectura a sus alumnos, sin embargo, siguió escribiendo por una razón más personal, porque el “acto de imaginar me hacía sentirme bien”. Además, afirma que cuando escribe una historia infantil intenta pensar lo que les gustaría a los niños, no obstante también ha escrito relatos para adultos.

Ilustrador: Anita Jeram.

Editorial: Kókinos.

Año de publicación: 1995

Se trata de uno de esos clásicos-modernos de la literatura infantil. Una obra extraordinaria que se incluye en cualquier lista de libros recomendados para niños de entre 2 y 7 años y para bibliotecas infantiles y escolares. Existen diferentes versiones y formatos, todos ellos preciosos, para que cada niño pueda tener su preferido.

Mariona Mera Plana

Mariona Mera Plana

onayletras.blogspot.com.es

Artículos Relacionados:

Sobre eSpectacularBooks

El Proyecto eSpectacularBooks nace de la colaboración entre eSpectacularKids y los estudiantes de Magisterio del Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle.
En ello trabajan alumnas y alumnos de Magisterio de Educación Infantil y Educación Primaria que aman los libros y aman la educación. A través de este proyecto los estudiantes pretenden compartir sus lecturas con todos los padres y madres inquietos y deseosos de ofrecer a sus hijos experiencias maravillosas a través del arte y de los libros. Presentación del Proyecto eSpectacularBooks.

Di lo que piensas

*